martes, 8 de diciembre de 2009

Nuestro epónimo José Manuel Siso Martínez

José Manuel Siso Martínez, había nacido el 28 de julio de 1918 en Upata, la “rosa del bosque, rosa de la montaña” que cantara en sus versos nuestro epónimo. Medio siglo de existencia fue suficiente a Siso Martínez para construir un nombre sólido en la historia educativa del país, pero fueron cincuenta años dedicados al trabajo tesonero, al esfuerzo creador, a la forma intelectual y a la reflexión para comprender a Venezuela. En agosto de 1935 llegó cargado de ilusiones a Caracas, luego de tres días de viaje por la carretera del llano en un desvencijado camión. Pocos meses después moría “el bagre” y concluía así la autocracia petrolera.

El país iniciaba una etapa de agitación social y política y pronto el guayacitano se vio envuelto en “la atmósfera revolucionaria” incorporándose a uno de los partidos democrático-liberales de la época. Pero a la par de su militancia partidista, J.M. Siso Martínez concluye en 1943, paralelamente, estudios de docencia en el Pedagógico de Caracas obteniendo el título de Profesor en Historia y Geografía, y en la Universidad Central de Venezuela el de Doctor en Ciencias Políticas y Sociales.


Comprometido en el proceso que más tarde instauró el régimen democrático, J.M. Siso Martínez debió afrontar la cárcel y el exilio en México de donde regresa en 1958; de vuelta a Venezuela fue Ministro de Educación durante todo el quinquenio 1964-1969. Hizo obra significativa como autor de textos, pero también introyectando el nombre de Venezuela a sus alumnos y creando un cúmulo de ideas pedagógicas que bien pueden valorarse como una doctrina educativa para una sociedad democrática.

El Instituto Pedagógico de Miranda, que lleva el nombre de José Manuel Siso Martínez, es, como su epónimo, un nombre hecho entre las instituciones educativas de Venezuela. Núcleo de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador, nuestro Instituto ha empezado a consustanciarse con las energías representativas del estado Miranda, pero en el cuadro de olas nuevas realidades del país, consideramos que requiere de ideas renovadoras que lo eleven a referencia de Alma Mater.


Nuestro Instituto Pedagógico de Miranda posee el recurso humano: docentes, administrativos, de servicio y estudiantes para alcanzar ese sitial. Faltaba un plan de trabajo que orientara las energías y el esfuerzo de la comunidad universitaria, y hoy esta misma comunidad puede elegir y aprobar el PROGRAMA DE ACCIÓN UNIVERSITARIA que estamos proponiendo para avanzar en nuestra tarea de compenetración en la cotidianidad del estado Miranda.


Manuel Carrero

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar